gallery/logo danke
gallery/eels - julia enriquez

eels: el blues del electroshock

 

Editado en 1998, Electro-Shock Blues es el segundo disco de
la banda norteamericana Eels. Su líder, Mark Oliver Everett,

­también conocido simplemente como “E”, escribió estas canciones
tras las muertes –muy cercanas en el tiempo una de la otra–
de su madre y su hermana. Una, víctima del cáncer. Otra, víctima
de la hospitalización psiquiátrica. En una entrevista poco después
de presentar el disco, Everett dijo: “Si Beautiful Freak fue nuestra
carta de presentación al mundo, entonces Electro-Shock Blues
es la llamada en medio de la noche que nadie quiere contestar”.

 

 

 

serie de plaquetas Danke/Bitte :)
gallery/alejandra - agustín gonzález

Alejandra

 

Alejandra, una tarde ebria en el campo me dijiste
que yo no sabía conservar el amor, que mis novios me abandonaban.
Ahora tengo este poema entre las manos para decirte
que tenías razón, mucha razón. No me fue dado tal conocimiento
o no aprendí todavía. Sé que el bulbo de tulipán se guarda en la heladera
los pepinillos en vinagre, las aceitunas en salmuera
pero ¿cómo se hace, Alejandra, para conservar el amor?
si se me escapa de los brazos como una gata arisca
si se me esfuma de la mente como una melodía
si se va cuando es primavera o verano y vuelve cuando es invierno
“Es la promiscua condición del homosexual” vas a decir
“Qué bajo hemos caído” “Cosecharás tu siembra”.

 

 

 

gallery/rgb unidad basica tapa

Unidad básica

 

Hace semanas
que cuando tengo plata
lo primero que hago
es comprar jazmines
no estoy seguro para quién
Los chicos más lindos
nunca me dieron bola
salvo uno:
con ese fui feliz

 

 

 

Creo que estoy enamorado del dolor

 

descalzo camino por mi casa
descalzo camino por mi casa


qué miedo que da la vida real
qué miedo que da la vida real


este domingo quiero tener terraza
para tirarme e inmortalizar


no hay remedio para esta semana
solo quiero jugar al GTA

 

 

((Click acá para escuchar la canción))

 

 

 

gallery/gladyson frente
gallery/tapa rita front

La belleza contenida

 

la heladera es un buen lugar

para ser directoras de arte

 

*

prestar atención

a la estética

de las mesas

de los bares


*

sentirse feliz

por comprar un balde


*

mujeres rapadas

¿cómo no me va a gustar ser contemporánea?

 

 

 

 

 

 

 

 

gallery/tapa vir front

Tres puentes, seguido de Poesía doméstica

 

Más urgentes que nunca mis poemas.
Los escribo mientras mi hijo duerme
una siestita reparadora.
Yo debería aprovechar para descansar
pero escribo
escribo casi como si se fuera a terminar el mundo
en este lapso de tiempo que él me da
escribo como apurada
en bajar a gran velocidad una colina eterna.

Quizás en el medio pare a descansar
en una rama retorcida.


Soy un águila en picada
y al final no digo nada.
¿Tanta urgencia para qué?
¿Qué era eso tan importante
que tenías que escribir?
¿Dónde fue la Idea
que te rondaba al acecho?

 

¿Dónde estás poema?
Quiero descansar.

 

 

 

 

 

 

 

 

gallery/pau solo tapa rgb

Inventario

 

      Hay fronteras que cruzamos sin saberlo. La primera vez que soñamos,

la primera vez que nos miramos en un espejo o la primera vez que probamos el chocolate, la leche o el pan. Sofía por ejemplo, aunque en adelante lo hará tantas veces que le parecerá que lo hace desde siempre, está a punto de descubrir la sensación de deambular por la casa mientras su familia duerme.

      Se levanta de la cama y asume que, a condición de no hacer ruido,

es libre de hacer lo que quiera. No hacer ruido implica no correr, no dejar abierta ninguna puerta o ventana que pueda cerrarse de golpe, no gritar

ni usar sus juguetes ruidosos. Así que Sofía deambula.

      No tarda en descubrir que es muy distinto a cuando anda por ahí en otro momento del día: ahora cada habitación encierra una promesa, con sus revelaciones y peligros. El primer destino, quizás porque es el que más vedado tiene, es el escritorio de su papá. Sofía entra al cuarto lleno de papeles, pasa por alto las fotos y cuadros que ya conoce de memoria y

va directo a abrir los cajones.

     (...)